derechos humanosLa Comisión Mexicana de Derechos Humanos, Asociación Civil (CMDH), fundada en 1988, surge con el propósito de aportar una visión del humanismo trascendente, a la lucha por la vigencia de los derechos humanos de modo que ésta, no se limite al reconocimiento y protección de las libertades políticas elementales, sino por el contrario, que incluya la defensa de los siguientes derechos: A la seguridad, a la propiedad, a la libertad religiosa, a la eliminación de toda forma de discriminación a gozar de un medio ambiente sano, el acceso de las personas a la información pública, el derecho a la libertad de expresión y pensamiento, el derecho a vivir una vida libre de violencia, los derechos de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes, entre otros; es por ello que en colaboración con DGEST radio surge “La lotería de los derechos humanos”.

Un programa radiofónico que da a conocer a través de cápsulas informativas aprendizajes basados en los derechos humanos de tal modo que sea dinámico e incluyente y que fomente los valores universales, la igualdad de oportunidades, el respeto a la diversidad y la no discriminación.
Es por ello que ponemos a tu disposición la primera temporada de este programa. ¡Qué la disfrutes!

La lotería de los derechos humanos

Derecho a la Familia
Derecho al trabajo
Derecho a la Vida
Derecho a la Educación
Derecho al voto
Derecho a la no discriminación

amarnda rimochEl pasado 15 de marzo de 2018 se llevó acabo en la Ciudad de México la entrega del Premio Nacional Amanda Rimoch a la Educación Ambiental, el evento tuvo como sede el Papalote Museo del Niño. La Fundación Liomont AC y la Junior League of Mexico City IAP, realizan la entrega del premio como parte de su compromiso con la sociedad de promover una sólida cultura ambiental.
La entrega de este premio, se realiza ya hace 16 años, es un estímulo para estudiantes de secundarias públicas y privadas de todo el país que generan proyectos para la preservación del medio ambiente en su comunidad, con el objetivo de promover la importancia del cuidado de la naturaleza. La Sra. Martha Sofía Yarza de Mingramm, presidenta de la Junior League of Mexico City, comentó, “Con este premio, buscamos honrar la memoria de Amanda Rimoch, una mujer comprometida con el planeta al estimular a los jóvenes de México a solucionar problemas ambientales y generar mayor conciencia sobre el medio ambiente y la sustentabilidad”. Los jueces evaluaron diversos rubros, entre los que destacan el manejo integral de residuos sólidos, ahorro de energía eléctrica y aplicación de energías alternativas, ahorro y uso eficiente del agua, conservación de los ecosistemas, recuperación y desarrollo de áreas verdes, y acciones ambientales comunitarias que promueven la cultura de sustentabilidad.
En esta ocasión se recibieron 80 proyectos. Las tres propuestas ganadoras recibieron un apoyo económico para realizar sus proyectos, mejorar sus planteles educativos y su entorno. El primer lugar se lo llevó la Escuela Secundaria Técnica No. 106 en Iztapalapa, Ciudad de México, con el proyecto Invernadero para producir suministros inagotables (hedera hélix) para muros verdes en la Escuela Secundaria Técnica 106, con el objetivo de reducir el costo de mantenimiento de bardas, mejorar las condiciones ambientales, aprender del cultivo de hiedra y recuperar el hábitat de la lagartija. La escuela recibió $175 mil pesos, $100 mil para el desarrollo del proyecto y $75 mil para la adquisición de recursos para beneficio de la actividad educativa de la institución que representan.

El segundo lugar lo ganó la Escuela Secundaria Técnica No. 80, ubicada en Tláhuac, Ciudad de México, recibió $120 mil pesos, $80 mil para el proyecto y $40 mil  para la escuela. El proyecto Quetzalpapalotl (Mariposa sagrada en náhuatl), busca recuperar espacios verdes que beneficien a mariposas y otros polinizadores por  medio de la recolección de agua de lluvia y reutilización del agua de los fregaderos para el riego.
El tercer lugar lo consiguieron dos escuelas: la Escuela Secundaria Técnica No. 127 en Ocosingo, Chiapas, el proyecto Manejo de residuos sólidos para la producción orgánica de tomate en invernadero, con el fin de promover la cultura de convivencia entre el hombre y su entorno; y la Escuela Secundaria Técnica No. 84, en Culhuacán Coyoacán, Ciudad de México con el proyecto Redescubriendo y Protegiendo Nuestro Entorno: Agua y Biodiversidad, para promover un  comportamiento ético en la comunidad escolar y una cultura ambiental responsable. Ambas instituciones recibieron $60 mil pesos, $40 mil para el proyecto y $20 mil para su escuela.

Este premio también cuenta con el apoyo de la Dirección General de Educación Secundaria Técnica, a cargo del Licenciado Manuel Salgado Cuevas, quien año con año, motiva e impulsa a los jóvenes para participar con proyectos con los que se sientan identificados y con los que encuentren mayor vinculación con su vida cotidiana. El Ingeniero Alfredo Rimoch finalizó con lo siguiente, “Con el premio Amanda Rimoch a la educación ambiental, refrendamos nuestro compromiso con la educación y el medio ambiente. Continuaremos trabajando cerca de jóvenes de entre 12 y 15 años para que participen y puedan beneficiar no solo a su institución educativa, sino para que en conjunto disminuyamos los índices de contaminación y hagamos un uso más racional de los recursos naturales”.

stemRed de mentoras OCDE-México para promover el espíritu STEM en las niñas y jóvenes mexicanas.

El pasado lunes 12 de febrero del 2018 a las 8:30 am en las instalaciones del CITE, ubicadas en calle cerrada Plan de San Luís s/n, colonia La Purísima Ticomán, se llevó a cabo el taller de creación científica “niñas STEM”, cuya meta principal es acercar a las niñas de secundarias técnicas y diurnas a las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (por sus iniciales: CTIM en español o STEM en inglés). La clase dio inicio a las nueve de la mañana en el área de usos múltiples del CITE (Centro de Innovación Tecnológica).
Al ingreso, se les distribuyó en grupos de cuatro y se les entregó un kit con los materiales para realizar su actividad. Se realizó la construcción de un “cohete de agua” para demostrar los efectos prácticos de la tercera ley de Newton, usada para impulsar cohetes al espacio.
Con la llegada de las autoridades, se dio comienzo a la primera fase del evento. En cada grupo de niñas estuvo una “tutora” que las fue guiando en el proceso de construcción. Primero, el armado del cohete: una botella de PET de dos litros fue despojada de su parte superior, misma que fue montada sobre la parte inferior de otra similar, creando con esto el cono superior del cohete. Acto seguido se trazaron, cortaron y colocaron las aletas que le darían estabilidad aerodinámica al artefacto. Posteriormente, se hizo el coffe break: las niñas, tutoras y demás salieron a degustar un pequeño almuerzo; café y jugo.
Regresando al espacio de trabajo, las niñas y tutoras emprendieron la construcción de la base de lanzamiento, hecha con tubería PVC, se trató de un complejo sistema para sostener el cohete en posición vertical al mismo tiempo que inyectaba aire comprimido al interior de este; también elaboraron el seguro para mantener el cohete atado a su base a medida que la presión del aire en el interior del cohete impulsaba el agua hacia la boquilla. Dada la cantidad de piezas y su complejidad, esta segunda etapa se dilato un poco más de lo esperado. Las niñas y sus tutoras realizaron un esfuerzo mayor para cumplir con las metas de tiempo requeridas.
Una vez completada la construcción de cohete y base, se trasladaron a la parte posterior del CITE donde había montada una carpa con un presídium, además de un campo marcado con diferentes distancias. Ahí la Oficial Mayor, Dra. Irma Diana López Cavazos, el Director General de Secundarias Técnicas de la CDMX, Lic. Manuel Salgado Cuevas y el Ing. Mario Arriola Santander de la Agencia Espacial Mexicana, ofrecieron discursos y agradecimientos a todas las niñas por su excelente participación. Se habló de la historia y la importancia de la educación científica para la nación, también sobre la necesidad de que más niñas se integren a los sistemas educativos tecnológicos, dadas las posibilidades de crecimiento personal que estas ofrecen, así como su importancia para el futuro del país y de la humanidad.
Una vez finalizado el acto protocolario, las niñas procedieron a volar sus artefactos en el área designada. Autoridades y tutoras apoyaron, animaron y observaron los resultados. Al principio la expectación no se hizo esperar. El nerviosismo de las chicas por saber si su esfuerzo daría resultado se hizo presente en sus miradas. Mientras preparaban sus lanzamientos, el personal de la agencia espacial mexicana estuvo con ellas en todo momento, dando consejos, recomendaciones o ayudando con sus propias manos. El esfuerzo de todos se vio recompensado al ver el vuelo de cada uno de los pequeños e inofensivos cohetes. Uno tras otro, cada cohete impulsado por aire comprimido y agua se elevaron una y otra vez en lo alto del cielo de Ticomán, llenando de alegría y satisfacción a todos los presentes. Los aplausos y abrazos no se hicieron esperar. La oficial mayor compartió el éxito con cada uno de los equipos, abrazándolas y conminándolas a seguir estudiando alguna de las especialidades en ciencia que existen en el país. El director de secundarias técnicas recorrió los diferentes equipos y entre aplausos y sonrisas felicitaba a cada una por el éxito de sus vuelos. Los representantes de la agencia espacial mexicana se mojaron una y otra vez ayudando en los muchos despegues. El éxito se respiraba en todos lados. Al finalizar todos los vuelos, algunos de los cuales fueron por partida doble, las niñas regresaron a recibir algunos premios.
Se continuaron las actividades con la proyección de un video: en el vimos al doctor Rodolfo Neri Vela hablar sobre su experiencia como el primer y único astronauta mexicano; después de lo cual se dieron por terminadas las actividades.

Subcategorías